miércoles, 17 de enero de 2018

Quedada de Marcha Nórdica clubes de Levante, San Pedro, 04FEB2018

El próximo día 4 de febrero, domingo, tendremos una quedada de marcha nórdica de clubes de la zona levantina (Alicante, Murcia y Almería). Recorrido de unos 15 km, a ritmo tranquilo, por el Paraje Natural de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar (Murcia), unas 4 horas, sin desnivel, con música y paradas.

El recorrido es circular y tendrá su inicio y final en el aparcamiento del puerto de las Salinas de San Pedro https://www.google.es/maps/@37.8211052,-0.7584051,13z?hl=es, del que partiremos a las 09:30 (se recomienda ir provistos de conteras de goma para los bastones).

Si eres de la zona de Cartagena y comarca, y quieres participar, rellena, revisa y envía  este formulario, antes del día 1 de febrero: https://goo.gl/forms/OwXG9bJgGncNSvrH3

Iremos en coches particulares, por lo que es conveniente que coordines el transporte con otros participantes que conozcas. Si tienes sitio libre en tu coche, y no estás lejos del lugar de concentración, sería interesante que te acercases hasta dicho lugar, por si hay interesados en participar que no tienen medio de transporte. El grupo del Centro Excursionista de Cartagena, Nordicartagena, y nordimarchadores de Cartagena y alrededores, se concentrará y completará vehículos en el lugar habitual de nuestros cursos (lateral este del Parque de la Rosa, frente al Eurospar), para salir a las 08.30.

Hemos previsto comer, tras a ruta, en uno de los restaurantes de la zona, con menú asequible (16€ con bebidas). Si quieres quedarte a comer con el grupo, no te olvides de indicarlo en el formulario de inscripción.


Se trata de un recorrido llano, por terreno variado, sin complicaciones, pero en el que no se puede excluir la posibilidad de una caída fortuita o alguna lesión. Los participantes han de ser conscientes de este extremo y de que no contamos con seguro médico/responsabilidad civil alguno para este evento.

Y ya sabes, vengas o no, no dejes que tus bastones se aburran en el paragüero.

lunes, 15 de enero de 2018

Fotos del último curso

En el enlace siguiente tenéis las fotos que nuestros compañeros de Torrepacheco tomaron durante el curso de iniciación a la marcha nórdica de ayer http://atletismotorrepacheco.com/ampliar_not.php?id_not=444 (el perro no hizo el curso).

Que las disfrutéis, y que disfrutéis de vuestros bastones.

jueves, 11 de enero de 2018

Comentarios sobre el reglamento de competiciones para 2018

Publicada la revisión para el 2018 del Reglamento de Competiciones de Marcha Nórdica de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME) Reglamento de competiciones de MN para el 2018 , me propongo en esta entrada, especialmente dedicada a mis compañeros árbitros, organizadores y competidores, exponer una serie de comentarios, fruto de una lectura detallada y comparada con la versión anterior, sin que estos deban servir como excusa para que todos ellos realicen su propio análisis de tan relevante documento. Tampoco pierdo la esperanza de que los responsables de la revisión de este reglamento puedan hallar alguna luz en estas líneas para futuras ediciones.

Antes de entrar en materia, debo recordar al lector, una vez más, que este blog no muestra más que una visión particular de los asuntos que se exponen, siempre con un afán constructor y de mejora de todo cuanto atañe a la marcha nórdica. Esta visión, que no es ni mejor ni peor, sino simplemente la mía, se enriquecería enormemente con los comentarios de los lectores, coincidentes o no con los expuestos, que siempre agradezco, leo y trato con el máximo respeto y atención.

Con ese mismo respeto y atención comienzo mi lectura de esta nueva versión del reglamento y, nada más empezar a leer, me ilusiona ver que han mejorado algunas definiciones, aunque la sensación se desvanece pronto cuando compruebo que siguen siendo confusas, demasiado técnicas, e ignorando la que para mí es la razón principal de las competiciones: fomentar la práctica general de la marcha nórdica, especialmente entre los más jóvenes.

En el nuevo reglamento se concreta algo más el establecimiento de líneas de salida, pero parece que se hace más como forma de premiar a los que “coticen” en pruebas del ranking FEDME que pensando en la seguridad de los competidores: la seguridad de los participantes durante el momento crítico de la salida debería primar sobre la participación en pruebas del ranking, estableciendo líneas en función de tiempos acreditados, dentro o fuera del ranking, o incluso aceptando, a falta de marcas acreditadas, medias de progresión esperadas. Todo el que va a competir tiene idea de a qué velocidad puede ir y, si se le explica convenientemente, entiende que es en su interés y en el de todos que no se ponga en la salida por delante de los que van a progresar más rápido (en la Nordicartagena 2016 funcionó muy bien). Si el Campeón de España no se ha prodigado en pruebas del ranking, dónde resulta haber 10 con mejor puntuación, podría verse relegado a las últimas posiciones. Afortunadamente, el artículo 1.4.1. sólo “obliga a colocar” en puestos privilegiados a los 10 primeros del Ranking FEDME, quedando a criterio del organizador lo que hace con los demás. Fiemos en su buen criterio y en su preocupación por la seguridad de todos los que se inscriben en su prueba.

En al artículo 16.1, al hablar de la zona de salida, se establece que “En caso de necesidad y viéndolo conveniente los árbitros de la prueba, se podrá delimitar un tramo neutralizado en la que los marchadores podrán caminar hasta el punto determinado, por ejemplo salida por las calles de una población. En ese tramo los marchadores no deben utilizar los bastones, manteniéndolos verticales, elevados, paralelos y delante del cuerpo.” Un esperanzador avance en pos de la seguridad en la salida, que he utilizado en las competiciones que yo he organizado, y por el que vengo abogando desde hace tiempo.

Por fin, para las competiciones de la Copa y del Campeonato de España se añade la categoría Junior (16 y 17 años), “oficializando” a nivel nacional algo que las federaciones regionales ya habían hecho. No me queda claro si para las pruebas del ranking la categoría absoluta empezará también en los 16 años.

En el campeonato de España por clubes, otra innovación a aplaudir, tampoco me queda claro si hay una clasificación por clubes y otra distinta para federaciones regionales, ni si, en este caso, un corredor puede puntuar al mismo tiempo para su club y para su federación.

En el arbitraje:
  • Por fin se contempla el uso de whatsapp para las comunicaciones entre árbitros, … después de dos años de venir siendo utilizado en competiciones.
  • Se añade la responsabilidad de control de un bucle de penalización a las muchas que tiene el “super-árbitro” de inscripciones, clasificaciones, salida y llegada (y ahora, de bucle, y de los grandes expresos europeos, añadiría yo, ya puestos). Espero que le paguen como se merece, … y que Dios lo coja confesado.
  • Se reconoce el carácter ejecutivo, inapelable, de las decisiones arbitrales en el enjuiciamiento técnico de los competidores, como no podía ser de otra manera.

Reglamento de competición para marchadores”:
En el Apartado 5 “
  • A pesar de la mejora indicada en la definición del principio del reglamento, en este apartado se mantiene el galimatías de la versión anterior.
  • Persisten las indefiniciones de la primera entrega, totalmente inaceptables en un reglamento que se precie de tal. Unos cuantos ejemplos de lo que quiero decir:
    • Trotar sólo tiene en nuestro diccionario (RAE) una acepción relacionada con el desplazamiento autónomo de una persona, la 3ª, que reza: “Andar mucho o con celeridad”, algo que en nada contradice lo exigible en una competición de marcha nórdica (más bien es una condición inherente a la participación en ella).
    • La marcha atlética, en el mismo diccionario, definida en la acepción 9ª de la voz “marcha”, reza: “En atletismo, carrera que consiste en caminar rápidamente con uno de los pies siempre en contacto con el suelo”. Fundamento mismo de la marcha nórdica competitiva. ¿Por qué sigue la FEDME empecinada en este asunto?
    • Y seguimos empeñados en difundir figuras defectuosas que confunden más que ayudan.
  • ¡Albricias! Se incorpora al reglamento la posibilidad de zonas acotadas de doble bastón, e incluso de define esta técnica, utilizando la descripción del desdeñado y defenestrado reglamento de competiciones de marcha nórdica de la Federación de Montañismo de la Región de Murcia (al fin, en algo, mi trabajo no fue totalmente en balde).
El reglamento actual sigue sin definir los “bastones específicos de marcha nórdica”. ¿Qué es una empuñadura ergonómica? ¿Qué es una dragonera especial para la marcha nórdica? La voz “dragonera” no existe en nuestro diccionario, para empezar. Indefinición tras indefinición, impropias de un reglamento. ¿Cómo puede un árbitro decidir con semejante herramienta? Insisto, los bastones de senderismo permiten “aplicar la técnica correcta”, que es lo que exige el reglamento. Yo los uso a diario y, por otro lado, estoy harto de ver alumnos que vienen a mis cursos con bastones, supuestamente de marcha nórdica, totalmente inútiles para esta actividad. En los términos presentes, creo sinceramente que sería una arbitrariedad no permitir participar a un competidor que se presente con bastones de senderismo a una competición FEDME de marcha nórdica. Ya tendremos tiempo de eliminarlo si no aplica la técnica correcta.

Leyendo el apartado 8.6, como árbitro, sigo sin tener claro si para poner o quitar tacos hay que detenerse o no. Luego, en el apartado 10 parece que se penaliza a quien no se detiene. No entiendo por qué no se dice así en 8.6. Para colmo, en el 14.9 se establece una zona de 25 m para esta operación, en la que “no se puede correr” (se supone que marchar sí, ¿o no?) De nuevo, indefinición inaceptable en un reglamento. ¿Qué árbitro puede ejercer sensatamente como tal con semejante galimatías?


En el apartado 10, “Penalización o descalificación de un marchador”, seguimos observando las indefiniciones del apartado 5, pero sobre todo, continuamos manteniendo la posibilidad de que la apreciación de un sólo árbitro (con la dificultad que tiene el enjuiciamiento técnico de la marcha nórdica) pueda descalificar a un competidor. Como he dicho en reiteradas ocasiones, si el árbitro es sensato, abrumado por esta responsabilidad, casi nunca penalizará; si no lo es, que Dios nos libre.

Seguimos empeñados en no querer aprender de quienes llevan un siglo en estos menesteres de enjuiciar técnicamente la marcha. A pesar de que arbitrar marcha atlética es bastante más fácil que arbitrar marcha nórdica (ver los dos pies en el aire es infinitamente más factible que ver los dos bastones en el aire), se necesita el criterio de tres árbitros distintos de marcha atlética para sancionar a un competidor.

Se reconoce, por fin, la posibilidad de que la grabación de una infracción sea suficiente para la descalificación de un competidor, haya sido amonestado o no. Esto puede abrir una ventana hacia el arbitraje apoyado en medios técnicos, mucho más justo que la difícil apreciación arbitral a simple vista, y es algo que vengo propugnando desde hace años (al menos, el que se estudie su viabilidad).

Se establece la posibilidad de organizar un bucle de penalización, sustitutivo de la penalización por tiempo. La organización y control de este bucle, como mínimo, exigirá un número de árbitros superior al actual. El control de los competidores sancionados por parte de un miembro de la organización, tal como dice la nueva versión del reglamento, es totalmente ilógica (ilegal, diría yo, al dar a la organización autoridad de arbitraje). El que este miembro de la organización se dirija directamente al árbitro principal, obviando al árbitro responsable del bucle es, sin duda, un error de los redactores de este reglamento.

Un aclaración para el curioso lector: El bucle de penalización proviene del “pit lane” de la marcha atlética, que se origina en un intento de acabar con las descalificaciones. En este deporte, cuando tres árbitros mandan al árbitro principal una tarjeta roja sobre un mismo competidor, si hay “pit lane”, en lugar de descalificarlo, se le manda allí durante un tiempo (normalmente 120 segundos), antes de permitirle reintegrarse a la carrera. https://www.youtube.com/watch?v=DGi_C-QexTI Que yo sepa, por ahora sólo se utiliza con alevines y juveniles, para no eliminarlos en sus primeras experiencias competitivas. Nosotros lo hemos adoptado para la marcha nórdica como un sustitutivo de las penalizaciones por tiempo, con la idea de que agilizará las clasificaciones finales, una pesadilla para árbitros, organizadores y competidores. Puede ser, pero será a costa de un mayor número de árbitros y seguiremos manteniendo la posible arbitrariedad de una decisión unipersonal sobre aspectos muy difíciles de enjuiciar que le puede costar a un campeón su podio.

En lo referente al itinerario, aparece una esperanzadora modificación al especificar que el tipo de terreno, anchura, desnivel, etc, “será en todo momento el adecuado para la práctica de la Marcha Nórdica con buena técnica.” Esto parece un reconocimiento implícito de la imposibilidad de realizar competiciones de marcha nórdica en cualquier entorno de montaña, tal como ha quedado de manifiesto en diversas competiciones del ranking FEDME de 2017.

También es un logro el reconocimiento de la necesidad de realizar el recorrido sobre un circuito, en lugar de la carrera en línea, aunque las dimensiones máximas del mismo (5 km) me siguen pareciendo excesivas por el número de árbitros que serian necesarios para el adecuado enjuiciamiento técnico de los competidores.

Ilógicamente, se mantiene la diferenciación entre itinerarios en el medio natural y en el medio urbano, algo que no añade nada a la competición y sí puede complicar la vida de los organizadores. En cambio, incomprensiblemente, desaparece la necesidad de indicadores kilométricos, algo que todo competidor experimentado aprecia y que dice mucho de la calidad de la organización de una prueba seria.

El punto 18.6 exige que “El marchador, al llegar a una zona habilitada por la organización para el avituallamiento o hidratación, deberá tener desenganchadas sus dragoneras de los bastones...” En primer lugar, esto debería ser sólo para los marchadores que vayan a hace uso del avituallamiento. En segundo lugar, no todas las “dragoneras” tienen sistema de suelta rápida. Según está redactado, los árbitros deberán amonestar a todo el que pase por una zona de avituallamiento con “dragoneras” enganchadas a sus bastones, tengan suelta rápida o no, … vayan a usar el avituallamiento o no.

Finalmente, incluye esta revisión del reglamento un Anexo 4, “Parámetros de buenas prácticas en el desarrollo de la organización de pruebas de Marcha Nórdica en el medio natural”. Aunque es de agradecer toda ayuda a la compleja organización de estas competiciones, debería revisarse el cuerpo del reglamento para asegurar que no haya contradicciones entre estas recomendaciones a los organizadores y el contenido del reglamento. Como ejemplos de lo que quiero decir, sirvan los siguientes:
  • Llama la atención que este anexo diga que las pruebas deben discurrir prioritariamente por pistas pavimentadas, mientras que el punto 14.6 del reglamento limita a un 15% del total la circulación por dichas pistas.
  • Resulta extraño seguir hablando de trípticos y dípticos, propios del siglo pasado, mientras que aquí se recomienda (lógicamente) que la publicidad de la prueba se realice por vía telemática.
  • Es curioso, cuando menos, que a penas se mencione de pasada y sin detalles en el reglamento de competiciones un documento tal como el “reglamento del corredor” (yo lo llamo “reglamento de la prueba”, mayormente porque no nos interesa hablar de corredores en un deporte en el que vamos a descalificar a quienes corran ¿verdad?), reglamento fundamental, imprescindible (4-5 páginas máximo, con toda la información sobre la competición que interesa al participante), teniendo en cuenta que ningún competidor se va a leer (ni falta que le hace) el reglamento FEDME completo (43 páginas), ni éste incluye toda la información necesaria sobre la prueba.


En fin, resumiendo, el reglamento tiene algunas mejoras, pero sigue obviando los puntos fundamentales relativos a la finalidad de las competiciones, incluyendo indefiniciones inaceptables y manteniendo el enjuiciamiento unipersonal de violaciones muy difíciles de apreciar a simple vista. A este ritmo de cambio/mejora, no sé si para el siglo XXII tendremos una versión realmente aceptable. Mientras tanto, esto es lo que hay y debes conocer bien, si quieres organizar, arbitrar o participar en competiciones oficiales de la FEDME, algo que no es imprescindible para tu salud física y mental. Sacar los bastones del paragüero cada día, sí que lo es, de manera que ¡sus y a ellos!

miércoles, 10 de enero de 2018

Nueva sección de marcha nórdica en Torrepacheco

Una buena noticia para los aficionados a la marcha nórdica en nuestra región: el club de atletismo de Torrepacheco inaugura una nueva sección de marcha nórdica.  El padre de la criatura es Luis Olmo, un antiguo alumno de Nordicartagena al que felicitamos por su iniciativa, auguramos el mayor de los éxitos y ofrecemos toda nuestra colaboración.  Este es el enlace a su sitio web  http://atletismotorrepacheco.com/marcha_nordica.php

jueves, 4 de enero de 2018

Curso de iniciación a la marcha nórdica en Cartagena

La marcha nórdica (nordic walking) es un nuevo concepto de movimiento en el que los bastones, utilizando una técnica adecuada, no sólo minimizan lesiones y repercusiones negativas de la marcha sobre las articulaciones inferiores, sino que, además, movilizan los músculos del torso y extremidades superiores, convirtiendo este ejercicio, junto con el esquí de fondo, del que procede, en el más completo y equilibrado de los conocidos, trabajando activamente más del 90% de los músculos y articulaciones de nuestro cuerpo. La marcha nórdica proporciona salud: corrige la postura y ayuda a prevenir/corregir problemas de columna, aumenta la oxigenación general, mejora la circulación y la producción de endorfinas, quema grasas, aumenta la autoestima … apto para toda edad y condición física, desde niños y gente con movilidad limitada hasta deportistas de élite, que se puede practicar en cualquier lugar y momento. Más información en este blog y en el enlace http://www.bubok.es/libros/227505/Andar-Sano. Te puedes bajar el folleto (es gratis).
El domingo, 14 de enero, de 08.30 a 13.00, tendremos un nuevo curso de iniciación a la marcha nórdica (el 1º de este año) en el paseo de palmeras que hay junto al Parque de la Rosa, frente al UPPER (EuroSpar) de la prolongación de Juan Fernández https://www.google.es/maps/@37.620062,-0.9925477,15.5z . Tras esta sesión, en la que seguramente mejorarás tu forma de andar, estarás en condiciones de empezar a utilizar correcta y satisfactoriamente los bastones, y adquirirás los conocimientos teórico-prácticos necesarios para auto-perfeccionar la técnica y aumentar sus beneficios. Si quieres asistir, lee con atención, rellena, revisa y envía el siguiente formulario: https://goo.gl/forms/1bGtWx1vMntZ8SRP2

El curso es gratuito y abierto a no socios; los niños son muy bienvenidos, acompañados de un adulto responsable; sólo necesitas traer ropa cómoda, zapatillas de deporte (aconsejable guantes finos o de ciclismo, gorra y gafas para el sol) y dos bastones de marcha nórdica. Si no los tienes, el CExCartagena te los prestará para el curso. Los bastones de senderismo también pueden utilizarse para este deporte, de manera que, si tienes, puedes traerlos. No se trata de una excursión sino de una actividad de aprendizaje práctico que, aún no siendo de gran intensidad física, no está exenta de riesgo de caídas y exige cierto esfuerzo. Si tienes alguna lesión cardíaca, o algún otro problema que pueda dificultar tu participación, consulta con tu médico antes de asistir.

domingo, 31 de diciembre de 2017

Mucha marcha para el 2018

Para todos los que seguís este blog, muchas gracias por vuestra devoción.  Lo que escribo aquí es pensando que pueda ser de alguna utilidad para vosotros.  Pido perdón por mi pobre verbo y por si en alguna cosa os he molestado.  Os puedo asegurar que no era mi intención; sólo fruto de mi torpeza.  Espero hacerlo mejor en 2018, y que algo de lo que escriba os sirva, en alguna forma.  Por eso lo seguiré haciendo.  También os deseo todo lo mejor para vosotros y vuestras familias en este año que empieza. Que podáis hacer un huequecito para la marcha nórdica entre vuestras prioridades cotidianas.  Si lo conseguís, veréis que merece la pena, y vuestros cuerpos os lo agradecerán.  Por eso, en vez de desearos salud, os deseo un año con mucha marcha.  Que disfrutéis de vuestros bastones. 

jueves, 28 de diciembre de 2017

Marcha nórdica: definición y bastones

Mi definición preferida de marcha nórdica (seguramente porque es mía) es la de que “consiste en andar de forma natural y completa, utilizando dos bastones con una técnica que nos permita obtener los máximos beneficios de su uso”.

  1. Al hace marcha nórdica (MN) no debemos hacer nada distinto de lo que hacemos al andar de forma natural, … pero completa: es decir, centrados en lo que estamos haciendo, dando pasos completos y decididos, con un braceo amplio y libre de obstáculos.
  2. La técnica utilizada en el manejo de los bastones debe permitirnos obtener los máximos beneficios del uso de los mismos, tanto en términos de completo ejercicio físico, como de mejora de la eficacia de nuestro caminar.

Algún avieso lector ya habrá caído en la cuenta de que no incluyo en la definición la necesidad de utilizar unos determinados bastones para la práctica de la MN, algo que le encanta a los vendedores de bastones. Es la técnica y la posibilidad de aplicarla o no con unos determinados bastones lo que definirá la utilidad de los mismos para la práctica de este deporte.

Creo que ya he dicho en alguna ocasión que, cuando comencé a caminar con bastones, y más tarde, cuando empecé a interesarme por la MN, utilizaba bastones de senderismo. En aquella época era bastante difícil, por no decir imposible, conseguir bastones de los denominados “específicos” de MN por estos lares. Desde el primer momento, me dí cuenta de que la forma de encarar el fiador del bastón era fundamental para evitar que la mano tuviese que ir continuamente sujetando la empuñadura, con el consiguiente agotamiento de los músculos flexores de los dedos. https://nordicartagena.blogspot.com.es/2017/11/el-hecho-diferencial-de-la-marcha.html Por otro lado, el agarre de los bastones de senderismo en la forma indicada me permitían una perfecta realización de la técnica de MN, rebasando las caderas, como he demostrado a los más incrédulos en incontables ocasiones (de ahí mi entrecomillado anterior de “específicos”, ya que no creo que tal cosa se pueda decir realmente para distinguir unos bastones de otros).

Con el tiempo, la práctica, la enseñanza y las competiciones de MN fueron exigiéndome más y más tiempo, aislándome cada vez más de la montaña, de la que yo procedía y por la que llegué a la utilización de los bastones y a la propia MN. Naturalmente (o no), este aislamiento me fue separando también de mis bastones de senderismo.

Sin embargo, este año, me decidí a explorar de nuevo las posibilidades de practicar MN en la montaña, tras los problemas experimentados por las competiciones de MN en estos entornos, tan poco propicios para competiciones en las que hay una técnica exigible, no susceptible de ser realizada en cualquier escenario. Este empeño, al que llamé Nordicartagena 2017   http://nordicartagena.blogspot.com.es/2017/08/nordicartagena-2017-convocatoria.html, junto con informes de accidentes de consecuencias empeoradas por el efecto de la dragonera de guante, y mi propia experiencia, me devolvieron la oportunidad de hacer MN con bastones de senderismo.

Al mismo tiempo, la practica intensiva de la MN, me había llevado en los últimos años al borde de lesiones graves en la parte menos fortalecida de mi físico: brazos y manos. Así, estuve a punto de hacer una epicondilitis, una epitrocleitis, una tendinitis del cubital posterior, … ¡Ojo! Y digo “a punto de”, porque una de las cosas buenas (de las muchas) de la MN es que si te vas a hacer daño, te avisa con tiempo. El que tomes medidas, o no, para que el daño no llegue a producirse, ya depende de cada cual.

Yo, una de las cosas que observé es que alternando la utilización de bastones de senderismo (fiador de bucle de cinta) con la de bastones con dragonera de guante, estos principios de afecciones (efectos negativos de la práctica intensiva de la MN) se ralentizaban. También contribuyó a este efecto paliativo el uso de bandas adhesivas de soporte muscular (kinesio tapes) y la utilización de bastones con sitema anti-choque (shock-absorber). Luego, para recuperar las zonas afectadas, ya fue cuestión de intensificar los estiramientos y el fortalecimiento de las mismas (para esto me ha venido muy bien las baratas bandas elásticas de entrenamiento, o fitness training bands, que puedes utilizar cómodamente en casa y para los más diversos ejercicios).

Resumiendo, estos días salgo cada vez con más frecuencia (aunque sigo alternando, como hago con las zapatillas) a hacer mi MN con unos bastones de senderismo Forclaz 500 Light, tuneados, a los que he añadido sistemas anti-choque de otros bastones, y a los que he quitado la cubierta de goma-eva de la empuñadura, para hacerla más estilizada y manejable para esta práctica.

Y antes de salir, cada día, mis ejercicios de fortalecimiento de abdominales y dorso-lumbares (como repetía constantemente mi profesor de judo, todo movimiento se inicia en la columna, y estos músculos son sus principales soportes), y un buen calentamiento, sin olvidar nunca los estiramientos a final de la práctica, en la que lo principal es disfrutar de tus bastones, con buena música y, si es posible, mejor compañía … pero nunca permitáis que la falta de acompañamiento os sirva de escusa para no sacar los bastones del paragüero.

viernes, 22 de diciembre de 2017

V Cross-Trail Calas de Bolnuevo

Me acabo de apuntar al V Cross-Trail Calas de Bolnuevo.  Ya lo hice hace un par de años (la imagen es de aquella ocasión) y guardo un grato recuerdo de una preciosa mañana, disfrutando con mis bastones por esa extraordinaria parte de nuestro litoral, de indescriptible y salvaje belleza.  Me he apuntado al recorrido de 11 km, para el que hay un tiempo máximo de 2h30', es decir, de sobra para todo el que se anime a acompañarme haciendo marcha nórdica (incluso puede que me deje ir en las cuestas abajo; ventajas de participar en estas pruebas, sin reglamentos ni árbitros, en las que puedes hacer lo que el cuerpo te pida en cada momento, y además, escuchando mi musiquita buena, como a mí me gusta).  La cita es en las erosiones de Bolnuevo, el 28 de enero, a las 10,45 (habrá que ir al menos una hora antes para coger el dorsal y la bolsa del corredor).  Todos los detalles sobre la carrera, recorrido e inscripción (12€ hasta el 10 de enero, límite de 500 participantes) en http://www.lineadesalida.net/carreras/v-cross-trail-calas-de-bolnuevo/.  


Si te animas, nos vemos allí.  Pero vayas o no, no te olvides de sacar los bastones del paragüero ... todos los días.  LA NAVIDAD CON BASTONES ES MÁS NAVIDAD  (y los excesos de la Navidad, con bastones, son menos excesos).  Por cierto, ¡FELIZ NAVIDAD!  ¡Que Dios os bendiga por la paciencia y benevolencia que tenéis conmigo!

lunes, 11 de diciembre de 2017

Zapatillas para la marcha nórdica

Siempre digo a mis alumnos que para practicar marcha nórdica no se necesita un calzado especial. En principio, cualquier zapatilla de running, con una buena talonera y una suela flexible es suficiente para empezar con este deporte.

Sin embargo, cuando prolongamos nuestro tiempo de ejercicio, principalmente porque lo equilibrado y racional de este deporte nos permiten practicarlo más allá de lo que otros deportes nos tenían acostumbrados, y cuando añadimos exigencias especiales procedentes del campo de la competición, es cuando empezamos a percibir la necesidad/conveniencia de que nuestras zapatillas de marcha nórdica tengan algunas características específicas que antes no habíamos echado de menos.

En una zapatilla normal de running, la parte esencial es la zona del metatarso, dónde se produce la principal acción del pie en la carrera. La talonera y la puntera sólo tienen una importancia relativa para los relativamente escasos y poco premiados corredores que siguen practicando la poco eficaz técnica de “talón-planta”.

Para un marchador, la toma de contacto con el suelo se produce coincidiendo con una hiperextensión de la pierna de ataque, haciendo que, en la práctica, la talonera de la zapatilla sea la única amortiguación en ese traumático momento, sin flexiones en tobillo, rodilla y cadera que faciliten la absorción del impacto. Cumple, por tanto, que la zapatilla que elijamos tenga una buena altura, densidad y capacidad de amortiguación en esta zona. También la suela de esta parte de la zapatilla deberá tener una resistencia especial a la abrasión y un perfil que facilite la adherencia al suelo, a cualquier tipo de suelo.

Tras la toma de contacto con el suelo, el marchador cargará todo el peso de su cuerpo sobre la parte exterior del arco plantar, continuando esta fase de carga con otra de equilibrio en la que, ya compartiendo la presión con la zona metatarsiana, el pie de apoyo soporta todo el cuerpo mientras la pierna contraria realiza su transición adelante, en el aire, para iniciar otro paso. Interesa, así, que toda la suela del arco plantar y el metatarso proporcionen al marchador un buen soporte y estabilidad del pie, compensado posibles defectos de apoyos y progresión, y con una capa exterior ancha, que proporcione máxima adherencia, estabilidad y capacidad de expulsión de agua en zonas mojadas, para asegurar una mínima pérdida de impulso.


Tras la carga y el equilibro, el trabajo activo del pie continúa sobre la zona de los dedos, un área que las zaptillas de running no descuidan y, en general, resulta suficientemente válida para los marchadores, aunque exigiría un perfil más “agresivo” en estos últimos, para aprovechar mejor la continuidad del impulso sobre esta zona.


Aquí acaba normalmente la actividad del pie del corredor, sometido a una fuerte inercia que le obliga a una pronta pérdida de apoyo sobre el terreno, para iniciar su fase de vuelo … pero no así para el marchador, que ha de suplir su menor inercia con un empuje prolongado al máximo, en el tiempo y en su superficie de apoyo sobre el suelo. Si nos fijamos en la la capa externa de la suela de la zapatilla, observaremos que esta vuelve hacia arriba al final de los dedos, envolviendo su puntera, la mayoría de las veces con una simple finalidad de adorno (zapatillas de asfalto) o de protección (zapatillas de trail). Pero en una zapatilla de marcha nórdica, esta zona sigue proporcionando una oportunidad de prolongar el impulso tractor, como podemos apreciar por el desgaste que producimos en estas zonas (ver la primera figura). Sólo necesitamos que esta región esté adecuadamente terminada, con la resistencia a la abrasión y la capacidad de adherencia necesaria para que podamos “seguir empujando” hasta conseguir la máxima amplitud de nuestra zancada, compatible con nuestro ritmo sostenible.

Los corredores sufren con frecuencia la desagradable entrada de chinas y pequeños cuerpos extraños en el interior de sus zapatillas. En los marchadores, esto sucede con mucha mayor frecuencia, debido a la proximidad de los pies al rebasarse mutuamente en cada paso, y a la mayor elevación de microelementos del suelo por el prolongado tiempo de contacto y tracción del pie sobre el mismo. Este pequeño, pero molesto, contratiempo se puede soslayar con la simple adición de una ligera, barata y transpirable polaina de tela que, ajustada al tobillo, cierre la embocadura de la zapatilla a estos “intrusos”. El aprovechamiento del final de unas mallas largas viejas, o de unas baratas para niños, colocadas con la parte más ancha hacia abajo, puede ser una buena solución, aunque no es difícil diseñar y coser unas, del color que queramos, tal como hicimos en la bolsa del nordicompetidor de la Nordicartagena 2016. Unas pequeñas tiras de velcro en zapatillas y final de polainas pueden perfeccionar el “invento” y asegurar un cierre más hermético.

La plantilla interior de la zapatilla de marcha nórdica es fundamental, mucho más que para un corredor. Ella es la que nos va a asegurar un perfecto acoplamiento del pie a la zapatilla, corrigiendo posibles defectos de apoyos y progresión, asegurando un buen soporte y sujeción, y complementando la forma y grosor de la suela en las zonas requeridas. En ocasiones, tendremos que suplementar algunas partes de la superficie inferior de las plantillas para conseguir una mejor adaptación a la especial morfología de nuestros pies (no hay dos iguales, ni siquiera en el mismo marchador). Las pequeñas cuñas taloneras que venden en Mercadona me han dado mucho juego, para ayudar a corregir una ligera pronación, una falta de soporte en el arco plantar, un defecto de grosor en la talonera o un exceso de elevación en la parte trasera de las zapatillas, frecuente origen de rozaduras.

Seguimos sin tener (al menos yo no las he encontrado aún) una buenas zapatillas para la marcha nórdica. El mejor intento que he experimentado, las NewFeel Nordic Walking 900 de Decathlon, dejan todavía bastante que desear. Aunque el perfil de la suela es bastante prometedor, el material de la misma resulta demasiado duro, favoreciendo los resbalones sobre superficies mojadas. La superficie exterior de la suela, ligeramente abombada a la altura del metatarso, dificulta la estabilidad del pie, sobre todo en terrenos movidos. La plantilla interior es absolutamente inútil para una zapatilla de marcha nórdica y, de acuerdo con los testimonios de varios lectores de este blog, puede favorecer la aparición de fascitis plantar. Finalmente, el botín interior incorporado para prevenir la entrada de chinas, si bien es relativamente eficaz para dicho extremo, es un verdadero incordio a la hora de introducir el pie en las zapatillas. Vender las zapatillas, sin este botín, junto con unas polainas de las descritas anteriormente habría sido una solución mucho más práctica y barata. Otras zapatillas de esta gama de Decathlon, más baratas, parecen presentar una suela más blanda y son más fáciles de poner. Yo las uso, aunque con una plantilla anatómica en lugar de la que traen.


Pero vuelvo al primer párrafo: para empezar, cualquier zapatilla vale. Lo importante es comenzar: sacar los bastones del paragüero y darles marcha. Luego, prestar atención a las sensaciones y mensajes que recibimos de nuestro cuerpo, para ir mejorando técnica y equipo. De manera que ¡andando, que es gerundio!

martes, 5 de diciembre de 2017

Nuevo curso de iniciación a la marcha nórdica en Cartagena

El domingo, 17 de diciembre, de 08.30 a 13.00el Centro Excursionista de Cartagena (CExCartagena) imparte un nuevo curso de iniciación a la marcha nórdica (el 11º y último de este año) en el paseo de palmeras que hay junto al Parque de la Rosa, frente al UPPER (EuroSpar) de la prolongación de Juan Fernández https://www.google.es/maps/@37.620062,-0.9925477,15.5z . Tras esta sesión, en la que seguramente mejorarás tu forma de andar, estarás en condiciones de empezar a utilizar correcta y satisfactoriamente los bastones, y adquirirás los conocimientos teórico-prácticos necesarios para auto-perfeccionar la técnica y aumentar sus beneficios. Si quieres asistir, rellena, comprueba y envía el formulario siguiente: https://goo.gl/forms/8auCtWXns5EMqmW32
El curso es gratuito y abierto a no socios; los niños son muy bienvenidos, acompañados de un adulto responsable; sólo necesitas traer ropa cómoda, zapatillas de deporte (aconsejable guantes finos o de ciclismo, gorra y gafas para el sol) y dos bastones de marcha nórdica. Si no los tienes, el CExCartagena te los prestará para el curso. Los bastones normales de senderismo no son los mejores para esta práctica deportiva, aunque pueden utilizarse sin mayor problema, de manera que si tienes, tráelos. No se trata de una excursión sino de una actividad de aprendizaje práctico que, aún no siendo de gran intensidad física, no está exenta de riesgo de caídas y exige cierto esfuerzo. Si tienes alguna lesión cardíaca, o algún otro problema que pueda dificultar tu participación, consulta con tu médico antes de asistir.

jueves, 16 de noviembre de 2017

El hecho diferencial de la marcha nórdica

Según el reglamento de competiciones de la FEDME, “La Marcha Nórdica consiste en andar con unos bastones especialmente diseñados para el desarrollo de esta actividad física, con el objetivo de optimizar el esfuerzo físico realizado en el movimiento biomecánico de nuestro cuerpo al andar”. Francamente, no entiendo muy bien esta definición. Si partimos del principio de que la definición no debe incluir lo definido, leyendo con detenimiento la anterior, nos dice que la marcha nórdica consisten en andar con unos bastones especialmente diseñados para el desarrollo de la marcha nórdica. Pues vale. La segunda parte de la definición tampoco tiene desperdicio, pues dice que su objetivo es optimizar el esfuerzo físico, o sea, ¿que el esfuerzo sea lo más grande posible? ¿No se referirán al rendimiento del esfuerzo? Si es así, deberían decirlo ¿no? Lo del movimiento biomecánico de nuestro cuerpo al andar, siendo yo profesor de educación física, me llega al alma y me devuelve a mis ya lejanos tiempos de alumno, por lo que no deja de gustarme. No sé como dejará al lector que sea más lego en estas lides. En fin, una definición sin desperdicio.

Pero no trato aquí de analizar una definición más o menos defectuosa, sino de llegar a la esencia de la marcha nórdica; al hecho diferencial de la marcha nórdica; a lo que nos define si lo que estamos practicando es marcha nórdica o no. Y es que parece ser que lo que piensan los autores de este reglamento que realmente define la marcha nórdica es la utilización de bastones especiales de marcha nórdica. Yo discrepo … totalmente. Yo creo que lo que define y diferencia la marcha nórdica es la forma de utilizar unos bastones, sean especialmente diseñados, o sean los de senderismo de toda la vida.

Yo prefiero decir que la marcha nórdica consiste en andar de forma natural, utilizando unos bastones con una técnica que nos permita obtener el máximo rendimiento de su uso, tanto desde el punto de vista del ejercicio físico como de la progresión. Y esto se puede hacer perfectamente con unos bastones de senderismo, como muestro en todos mis cursos de iniciación, y estoy listo a demostrar a quién esté dispuesto a razonar sobre el asunto, porque la clave es la forma en que utilizamos los bastones, no los bastones en sí.

No sé si la insistencia en incluir la necesidad de bastones específicos de marcha nórdica en estas definiciones, así como en el material obligatorio para las competiciones, está motivada por una evidente falta de reflexión sobre el asunto, o por el afán de vender estos bastones, normalmente más caros que los de senderismo y, por tanto, con mayor margen de beneficio para intermediarios y comisionistas.

Yo, que he trabajado bastante el asunto, y que no negocio con los bastones de marcha nórdica, siempre recomiendo a mis alumnos que si tienen bastones de senderismo, hagan marcha nórdica con ellos, y que luego, cuando estén convencidos de que éste es su deporte, si quieren, y les sobra el dinero, se compren unos “especialmente diseñados”, como reza la definición de marras, sobre todo, si quieren participar en competiciones en las que sus reglamentos lo exijan. Los bastones de senderismo valen para hacer marcha nórdica en espacios naturales y urbanos. Los específicos de marcha nórdica, representan un peligro añadido para la articulación cúbito-carpiana en caso de caída, por lo que no recomiendo su uso en “terrenos complicados” dónde se incrementan sensiblemente las posibilidades de accidente. Y esta es la razón por la que para la prueba piloto de marcha nórdica no competitiva que hemos incluido este año en la XI CTTrail, es obligatorio el uso de bastones de senderismo.

De todas formas, volviendo a la definición inicial, habría que aclarar en qué consisten unos “bastones especialmente diseñados para el desarrollo de esta actividad física”. Para entender lo que quiero decir, basta con buscar en Google “imágenes de bastones de marcha nórdica” y asombrarse ante la diversidad de los modelos mostrados, con muchos de los cuales me temo que no nos dejarían participar en una competición “oficial”, mientras que algunos alumnos me han venido a los cursos de iniciación con otros, quizá aceptables como específicos de marcha nórdica para jueces de competición, que yo les he recomendado que tiren a la basura a la mayor urgencia.

En fin, creo que no es el hábito el que hace al monje. No son los bastones, sino la técnica con que los usemos, lo que nos va a decir si hacemos marcha nórdica u otra cosa. Al menos a mí.


Pero con unos u otros, con mejor o peor técnica, lo realmente importante es que los saquemos todos los días del paragüero.

domingo, 12 de noviembre de 2017

Escenarios y reflexiones de marcha nórdica

El pasado miércoles salí con mis bastones para hacer mis 10km básicos cotidianos de fartlek nórdica musical. Después de calentar bien, algo muy recomendable, salgo ya “enchufado” de casa, al ritmo de la selección musical del día, con mis conteras MNL, por 2,5 km de asfalto y aceras, hasta que entro en los caminos de la subida a Tentegorra (100 metros de desnivel), donde quito mis conteras y utilizo las puntas metálicas de mis Fizan Speed, durante los 2,5 km de subida y otros tantos de bajada. Luego vuelvo a poner mis conteras para volver a casa. Allí preparé mi equipaje para un largo finde en Madrid, empezando por mis bastones de marcha nórdica, los de senderismo, dos pares de zapatillas (trail y NW) y ropa de deporte suficiente para todos los días.

El jueves, había quedado con Regina y Marcelino en Tres Cantos para ver el recorrido del Primer Campeonato Regional de Marcha Nórdica de Madrid, que tendrá lugar el próximo domingo 19 de noviembre. Marcelino nos mostró el recorrido, que pinta bastante bien. Lo cierto es que en el pie de monte del sur de la sierra de Guadarrama hay excelentes escenarios dónde poder seleccionar buenos circuitos para la organización de competiciones de marcha nórdica, con un firme muy favorable para la utilización de bastones y gradientes que facilitan el desarrollo de una técnica adecuada en toda su extensión. El reglamento desarrollado por la Comunidad de Madrid incluye, por primera vez en nuestro país, la utilización de un anillo de penalización, y es el primero en no demonizar la marcha atlética. Siento no poder asistir, pero mi agenda y mi cartera no dan para más. Les deseo y auguro un buen campeonato.

Después del recorrido, en muy buena compañía (es siempre un placer volver a encontrarse con viejos conocidos de los tiempos, ya históricos, de los difíciles comienzos de las competiciones “incunables” de la marcha nórdica, cuando no había federación que nos “amparase”), ayudé a Marcelino con un curso multitudinario de marcha nórdica, haciéndome cargo del perfeccionamiento de un grupo ya iniciado y con cierta experiencia, en el incomparable escenario de la pista de atletismo de Tres Cantos. Una gozada para todos, pero sobre todo, para mí, que siempre disfruto enseñando lo poco que sé a gentes inquietas, con ganas de aprender. ¡Que Dios les bendiga!

El viernes repetí una experiencia a la que vuelvo con fruición cada vez que regreso a Madrid. A las ocho de la mañana bajaba por la Cuesta de San Vicente, para entrar en la Casa de Campo, privilegio de los madrileños, por la puerta de la Huerta de la Partida, subiendo hasta el Lago, y siguiendo por sus anchas y arboladas avenidas hacia el oeste para, una vez completada una hora de marcha, quitar las conteras y deshacer lo andado por caminos bien pisados, en los que la práctica de la marcha nórdica en un verdadero placer. Tampoco está la Casa de Campo mal dotada que digamos para albergar competiciones de marcha nórdica, ni para la práctica habitual de este deporte, ofreciendo al nordimarchador la oportunidad de variar cada día de recorrido, a cuál mejor.

El sábado, en el Metro con mis bastones (en Madrid nadie se para a mirarte, lleves el atuendo que lleves – una de las ventajas de los que viven en ciudades cosmopolitas), hasta la Plaza de Castilla, de dónde partían los autobuses que nos llevaban hasta San Sebastián de los Reyes, para participar en el Ecotrail que, este año por primera vez, incluía 22km de marcha nórdica, no competitiva, hasta El Pardo. Gracias a Bea por cederme su dorsal (siento su lesión, triste consecuencia de un recorrido poco adecuado para una competición de marcha nórdica), a la organización que no puso pegas para el cambio, y a Regina que se molestó en andar todos los pasos para lograrlo.

En la zona de salida, en la Dehesa Boyal, en un día espléndido, tuve la oportunidad y la inmensa alegría de reencontrarme con alumnos de mis cursos de Aranjuez, ya atrapados por el gusanillo de la marcha nórdica, tanto como para asistir a estos eventos. Todos ellos sienten la dimisión de José Luis, que tanto hizo por crear y echar a andar el club de marcha nórdica de esta privilegiada localidad, otro escenario ideal para la práctica y la competición de nuestro deporte. Ni ellos ni yo entendemos muy bien este cambio de actitud, aunque la respetamos y, personalmente, la atribuyo, al menos en parte, a la decepción ante la falta de sensibilidad de las federaciones de montaña ante nuestro deporte, ignorando sus intrínsecas particularidades. Tanto este día, como el de Tres Cantos, pude apreciar sentimientos similares en otros nordimarchadores conocidos. Una pena.

El recorrido del Ecotrail, en su mayor parte, por dehesas, con continuas subidas y bajadas, negociables con la técnica básica diagonal y algún doble bastón, en las que había que prestar especial atención a la afloración de raíces, circunstancia que produjo algún accidente. Gracias a Dios, la prueba era “no competitiva”. De no ser así, el número de accidentes, y sus consecuencias, podría haber sido peor. El tramo por el campo de maniobras del El Goloso, algo desagradable por el excesivo calor (este verano no va a acabar nunca) y la falta de sombras. Sólo un avituallamiento, tras el kilómetro 12, y ni un miserable recuerdo por parte de la organización para los que completamos el recorrido, alrededor de la tres horas. Así no se hacen clientes. Lo mejor de la mañana, los participantes, y la jarra de clara fresquita que nos tomamos en un bar de El Pardo.

En fin, la finalidad de esta perorata no es contaros mi largo y nórdico finde, sino poner en negro sobre blanco la realidad de los múltiples escenarios existentes para la práctica de nuestro deporte: urbanos, mixtos (urbanos/naturales), pistas de atletismo, entornos de baja y media montaña,… todos adecuados para hacer marcha nórdica, aunque no todos idóneos para montar competiciones, sobre todo si la única técnica permitida es la básica diagonal.

El lema de Nordicartagena es “MARCHA NÓRDICA, PARA TODOS Y PARA TODO”, porque esa es una de las principales características de nuestro deporte. Pero también es una de sus peculiaridades intrínsecas el hecho de que se pueda practica en casi cualquier entorno. De manera que no tenéis escusa para no sacar vuestros bastones del paragüero, cada día, y pasearlos por cualquiera de ellos.



lunes, 6 de noviembre de 2017

Curso gratuito de iniciación a la marcha nórdica en Cartagena

El domingo, 19 de noviembre, de 08.30 a 13.00, tendremos un nuevo curso de iniciación a la marcha nórdica (el 10º de este año) en el paseo de palmeras que hay junto al Parque de la Rosa, frente al UPPER (EuroSpar) de la prolongación de Juan Fernández https://www.google.es/maps/@37.620062,-0.9925477,15.5z . Tras esta sesión, en la que seguramente mejorarás tu forma de andar, estarás en condiciones de empezar a utilizar correcta y satisfactoriamente los bastones, y adquirirás los conocimientos teórico-prácticos necesarios para auto-perfeccionar la técnica y aumentar sus beneficios. Si quieres asistir, rellena, comprueba y envía el formulario siguiente: https://goo.gl/forms/OfqsQcgfh0o7PV502
El curso es gratuito y abierto a no socios; los niños son muy bienvenidos, acompañados de un adulto responsable; sólo necesitas traer ropa cómoda, zapatillas de deporte (aconsejable guantes finos o de ciclismo, gorra y gafas para el sol) y dos bastones de marcha nórdica. Si no los tienes, el CExCartagena te los prestará para el curso. Los bastones normales de senderismo no son los mejores para esta práctica deportiva, aunque pueden utilizarse sin mayor problema. No se trata de una excursión sino de una actividad de aprendizaje práctico que, aún no siendo de gran intensidad física, no está exenta de riesgo de caídas y exige cierto esfuerzo. Si tienes alguna lesión cardíaca, o algún otro problema que pueda dificultar tu participación, consulta con tu médico antes de asistir.

jueves, 2 de noviembre de 2017

La seguridad en las competiciones de marcha nórdica

En este mismo foro ya he comentado en repetidas ocasiones mi punto de vista contrario a la celebración de competiciones de marcha nórdica en entornos de montaña poco propicios para el desarrollo de una técnica minimamente aceptable, sobre todo cuando se trata de recorridos en línea, que obligan a los jueces a seguir a los competidores en bicicleta, con el consiguiente peligro para la integridad física de participantes y árbitros, tal como hemos podido constatar a lo largo de la presente temporada.

Hoy quiero centrarme en la seguridad en las competiciones de marcha nórdica en entornos más seguros y adecuados a este deporte. Me refiero a pruebas celebradas en circuitos de 2 a 4 km, con superficies y desniveles más propicios para la técnica básica diagonal de la marcha nórdica, a los que los marchadores has de dar varias vueltas para completar un recorrido, permitiendo la ubicación fija de jueces que pueden así observar la técnica y el comportamiento de los competidores, de forma segura y relajada, sin tener que preocuparse de su propia seguridad ni tener que correr tras los participantes para hacerles las observaciones pertinentes.

Estos circuitos permiten, además, la ubicación de un tablón de amonestaciones en las inmediaciones de la meta, tal como sucede en las competiciones de marcha atlética, que los competidores pueden revisar en cada vuelta para asegurarse de que no han sido amonestados, o comprobar el número de amonestaciones recibidas hasta ese momento (algo que por cierto, el actual reglamento de competiciones de la FEDME debería recoger en la próxima revisión).

Los circuitos, siendo normalmente mucho más seguros que los recorridos en montaña, no están exentos de peligros y debe ser una prioridad de los organizadores minimizarlos y prevenir a los participantes sobre los mismos.

El momento más crítico, desde el punto de vista de la seguridad, en toda competición es, sin duda, el de la salida. Es entonces cuando tenemos la mayor densidad de participantes por unidad de superficie, todos intentando conseguir una buena posición en los primeros metros, y “armados” con unos bastones que pueden resultar demasiado peligrosos. Un accidente en estos primeros instantes puede provocar una caída masiva, con múltiples heridos, y dar al traste con todos los buenos esfuerzos de organización de una competición, independientemente de las posibles demandas por responsabilidad civil (o criminal) de los afectados.

Es fundamental contar con un área de salida y un recorrido inicial que permita garantizar a los competidores suficiente espacio entre ellos para prevenir tropiezos y alcances en los primeros momentos de toda competición. Considero que hay tres aspectos básico a tener en cuenta en una salida en línea en un circuito: la parrilla de salida, la colocación por tiempos y el embotellamiento inicial.


En lo que se refiere a la parrilla de salida, idealmente, cada competidor debería disponer de un cuadrado de dos metros de lado, siendo el frente de la línea de salida tan amplio como sea posible. Sin embargo, la realidad de un circuito, limitará esa situación ideal que, en ningún caso debe ser menor de un metro cuadrado por competidor. La anchura disponible, obligará a organizar a los competidores en un número de lineas sucesivas, según el párrafo siguiente.

La colocación de los participantes por tiempos acreditados (obtenidos de su participación en otras competiciones) o por promedios de progresión esperados por ellos mismos (para aquellos que no tengan aún tiempos acreditados en competiciones) permitirá a los organizadores asegurar (hasta dónde ello es posible) que se minimice el número de competidores que ralenticen en la salida la progresión de los más rápidos, y el número de los que se vean obligados a adelantar en un momento tan crítico y en un espacio tan repleto y peligroso.

Finalmente, hay pocos circuitos que permitan mantener todo el frente de salida a lo largo de todo el circuito. Es decir, en algún momento (que interesa que sea lo más tarde posible, y nunca antes de completar los primeros 500m) se producirá un “cuello de botella” que puede provocar una aglomeración que repita los peligros de la salida. En aquellos circuitos en los que la ida y la vuelta se disputan el espacio disponible, es necesario que los organizadores prevean esta circunstancia para minimizar sus efectos negativos.

Al margen de todo lo anterior, sobre todo si la salida es sobre superficie dura, puede resultar conveniente obligar a utilizar pads de asfalto para evitar heridas por alcances directos de las puntas de los bastones.

Ya a lo largo del recorrido, dependiendo de la anchura del mismo, habrá que habilitar, vigilar con especial atención y hacer cumplir, reglas encaminadas a preservar la seguridad de los competidores y la deportividad en la competición. Estas reglas exigen una atención especial a evitar el braceo cruzado por delante del cuerpo (que lleva a una excesiva y peligrosa separación lateral de las puntas de los bastones), el apoyo de los bastones a la altura del pie retrasado (que lleva a una excesiva y peligrosa “dejada” de las puntas de los bastones por detrás del marchador), obligar a los competidores a marchar por un lado del circuito, e incluso establecer una distancia mínima de seguridad entre marchadores, sólo violable durante los adelantamientos, advirtiendo previamente del mismo.

A pesar de todas las precauciones, los organizadores no deben olvidar poner alguna velita al santo local, para que todo salga bien y no haya accidentes. Lo que tratamos, con todas estas previsiones, es de minimizar la eventualidad de que sucedan. Evitarlos, de manera absoluta, es imposible.

Y a los competidores, pues lo dicho: colocarse en la salida en el lugar adecuado, para que no atropellemos ni nos atropellen. Todos sabemos nuestra velocidad media de progresión en competición, de manera que, si nos preguntan, seamos sinceros, por el bien de todos, incluidos nosotros mismos. Y luego, progresar con una buena técnica, que no dificulte la marcha de los demás, atendiendo siempre a las directrices de árbitros y organizadores.


Pero sobre todo, compitáis o no, no dejéis de sacar los bastones del paragüero cada día.

viernes, 20 de octubre de 2017

PRUEBAS NO COMPETITIVAS DE MARCHA NÓRDICA EN MONTAÑA


En los últimos días ha vuelto a las redes la vieja polémica de las competiciones de marcha nórdica en entornos de montaña, entendiendo por tales aquellos en los que las pendientes, la anchura y la naturaleza del firme, dificultan o incluso imposibilitan la realización de una técnica básica diagonal, considerada por el actual reglamento de competiciones de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME) como la única aceptable en dicha pruebas (simplemente, no contempla otras).

El motivo de este revival ha sido la última prueba del calendario FEDME, celebrada en Mallorca, en un precioso paraje de la sierra de Tramontana, tras la que muchos de los participantes se han quejado de lo inadecuado del recorrido para una competición de marcha nórdica, y no pocos de ellos han resultado lesionados como consecuencia de caídas durante la prueba.

No voy a volver a tratar aquí mi posición al respecto, en la que cada día me afirmo más, a la vista de lo que va sucediendo. Espero que la FEDME tome medidas para controlar convenientemente, como debería estar ya haciendo, la adecuación de los recorridos seleccionados para las compe­ticiones del año que viene, y si fuera posible, que añadiera un poco de racionalidad al reglamento actual. Lo que no es de recibo es aceptar todo tipo de terrenos para una competición, y luego achacar los accidentes a la inadecuada preparación de los participantes. Todos los recorridos han de ser homologados por la FEDME como aptos para la realización de la técnica obligatoria de acuerdo con el reglamento, con suficiente antelación, y obligar a los organizadores a la publicación del recorrido, con detalles del perfil, anchura, firme y obstáculos, de manera que los participantes tengan suficientes elementos de juicio para decidir si se inscriben a la prueba o no.

Yo sigo pensando que en la montaña, para la media de edad de los nordicompetidores del circuito, debe primar la seguridad sobre cualquier otro criterio. Si los organizadores no lo tienen en cuenta, toca a los participantes poner la sensatez necesaria.

El nordimarchador que decide hacer marcha nórdica en la montaña es, sin duda, un deportista, amante de nuestro deporte y de este bello y exigente entorno. Es un deportista que va a la montaña a hacer su ejercicio, no a coger margaritas, oír el canto de los pájaros o hacer fotos. Para eso está el senderismo, que también se puede hacer con bastones, sin necesidad de preocuparse mucho por la técnica o el esfuerzo. Pero el nordimarchador que decide hacer marcha nórdica en la montaña tampoco es un competidor, más preocupado por llegar el primero, o en menos tiempo que la última vez, sin preocuparse mucho de su seguridad o de practicar una técnica saludable, o de no correr en las cuestas abajo. Para eso están las carreras de montaña (o por montaña), que también se pueden hacer con bastones.

No sé si se pueden realizar pruebas específicas para esa “rara avis” que he definido en el párrafo anterior. En todo caso, si se pueden hacer, creo que han de ser no competitivas, como se deduce de todo lo dicho. En Santa Ana la Real, Huelva, dónde participé este año en el campeonato de España de Marcha Nórdica, después de dar tres vueltas al circuito en la competción de la mañana, dónde no me caí de milagro, tuve que dar una más, por la tarde, para poder apreciar y disfrutar la belleza del entorno. No me podía creer que hubiera pasado tres veces por allí sin notarla… y jugándome el físico.

Esto es lo que trato de comprobar con la inclusión de una prueba de marcha nórdica con competitiva en el entorno de la XI Cartagena Trail. En Inazres, hace unas semanas, tuvimos una excelente prueba, no competitiva, aunque casi todo el recorrido discurría por pista. Aquí intentamos recrear un variado recorrido, similar al que van a utilizar los corredores por montaña, que intentaremos cubrir sin la presión de la competición, disfrutando del entorno, pero haciendo un buen ejercicio, para poder recoger las experiencias y puntos de vista de un reducido número de nordimarchadores e intentar concluir la posibilidad y el interés de repetir este tipo de eventos.

Si eres nordimarchador, te gusta la montaña, pero piensas que la competición en este entorno está reñida con la seguridad y el disfrute del mismo, te invito a que te apuntes a esta prueba, no competitiva. Todavía quedan algunos dorsales en CTTrail.com.

Pero no olvides que lo importante, lo que realmente te va a pagar dividendos, va a ser que saques tus bastones del paragüero cada día, vayas a la montaña, o no, compitas, o no.




domingo, 15 de octubre de 2017

SESIÓN DE PERFECCIONAMIENTO TÉCNICO DE MARCHA NÓRDICA EN CARTAGENA

Si hiciste un curso de iniciación a la marcha nórdica y te has aficionado a este maravilloso deporte, seguro que habrás mejorado mucho desde aquel día, pero también es posible que sigas “peleando” para conseguir que tu mano se acerque o pase de la cadera cada vez que empujas el bastón. No se trata de un capricho. Si realmente queremos conseguir la amplitud de movimientos que vimos en el curso de iniciación y que es esencial para obtener los máximos beneficios físicos y de salud de nuestra práctica habitual, es necesario que seamos capaces de prolongar el impulso sobre nuestros bastones tan atrás como nos sea posible.
Este es el principal objetivo de esta sesión de perfeccionamiento técnico, que tendrá lugar el próximo 22 de octubre, domingo, en el mismo lugar dónde hicimos el curso de iniciación (paseo de palmeras, frente al Upper, EuroSpar, junto al Parque de la Rosa https://www.google.es/maps/@37.620062,-0.9925477,15.5z), de 09,00 a 12,00. Comenzaremos con un calentamiento específico para marcha nórdica, repasaremos conceptos, consejos y ejercicios tendentes a conseguir el objetivo propuesto, haremos una introducción a la marcha nórdica competitiva, repasando reglas y practicando sistemas de rotura del ritmo habitual, practicaremos una aproximación al entrenamiento basado en el FARTLEK NÓRDICO MUSICAL y concluiremos con unos ejercicios de estiramiento centrados en el deporte realizado. Es posible que en esas tres horas no consigamos mejoras espectaculares, pero seguro que sales con una idea clara de cómo progresar en tu práctica habitual hacia el objetivo marcado.
Esta sesión, como todas, es gratuita, auspiciada por el Centro Excursionista de Cartagena (CExCartagena), pero está abierta a todos los iniciados en este deporte, vengan de dónde vengan, hayan hecho su curso de iniciación con nosotros o no. 
Si quieres asistir, lee, rellena y envía el siguiente formulario https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSdPy-tyDaYOFcsiNeGDxORcDJt2brAcbgDxdjS1qG9Zqh72Ow/viewform?usp=sf_link y sé puntual; ropa de “sudar”, zapatillas de deporte (aconsejable guantes finos o de ciclismo, gorra y gafas para el sol) y tus dos bastones de marcha nórdica. Los bastones normales de senderismo, como ya sabes, también pueden utilizarse sin mayor problema, así que, si estás haciendo marcha nórdica con bastones de este tipo, tráelos.
No se trata de una excursión sino de una actividad de aprendizaje práctico que, aún siendo de moderada intensidad física, exige un cierto esfuerzo y no podemos excluir el riesgo de tropiezos y caídas. Si tienes alguna lesión cardíaca, o dudas que esta actividad sea adecuada para tu condición física o de salud, consulta con tu médico antes de asistir. No podrán participar en esta sesión quienes no hayan hecho un curso de iniciación, no practiquen habitualmente y/o no dispongan de bastones.
Estamos convencidos de que la marcha nórdica es la mejor actividad física conocida, por eso queremos ayudarte a mejorar tu técnica y, con ella, tu disfrute y aprovechamiento del correcto uso de los bastones. Te esperamos.
Puedes consultar cualquier duda con el instructor, José Antonio Pérez González (Piri), nordicartagena@outlook.com (659657981).